nacimiento y bebeSalud

Nutrición del bebé de tres meses qué es?

Durante los tres primeros meses de vida de un niño, la leche materna o sus sustitutos artificiales proporcionan una nutrición completa. El apetito del niño y las necesidades nutricionales varían de un día a otro y de un mes a otro. A medida que el niño crece, sus necesidades nutricionales cambian. El número de tomas disminuye, la cantidad de leche consumida por toma aumenta y la duración del sueño nocturno aumenta. Durante esta etapa de desarrollo, el sistema digestivo del niño todavía está creciendo y desarrollándose. Por eso, en esta etapa, lo mejor es depender completamente de la leche y evitar introducir alimentos en la dieta del niño.

Nutrición del bebé de tres meses qué es?

Los signos de hambre de los niños.

Para determinar si un niño tiene hambre, la madre debe observar una serie de señales, algunas de las cuales se enumeran a continuación:

El bebé tiende a inclinarse hacia el pecho o el biberón.

Se chupa una mano o un dedo.

El hombre abre la boca, saca la lengua o se chupa los labios.

Cuando un bebé llora, puede ser una señal de que tiene hambre, pero la madre debe esperar hasta que el bebé esté muy alterado antes de alimentarlo. Puede ser difícil calmarlo.

Los signos de la dieta de un bebé saludable

Una madre puede saber si su bebé está comiendo bien al observar los siguientes signos:

Hay una sensación de alerta y energía en él.

El aumento de peso es evidente en él.

Sus habilidades crecen y se desarrollan a medida que él crece.

De seis a ocho veces al día, es amamantado.

Signos inadecuados de alimentación infantil

Hay varios síntomas que indican que el niño no está recibiendo suficiente nutrición. El niño notará las siguientes cosas:

Incluso después de comer, no se siente cómodo.

Hay gritos constantes y está molesto todo el tiempo.

Los niños suelen regurgitar después de comer o eructar, pero no deben vomitar después de comer. Además de la sobrealimentación, los vómitos después de cada alimentación pueden ser un síntoma de alergias, problemas digestivos u otros problemas que requieren atención médica.

La producción de leche materna aumenta o disminuye naturalmente según las necesidades del bebé en el tercer mes (7-9) tomas diarias cada dos horas y media a tres horas y media. Estos signos pueden ayudar a la madre a determinar si el niño está recibiendo la lactancia adecuada, y los mencionamos aquí:

Después de amamantar, el seno se vuelve más suave. Es porque la leche está siendo vaciada por el bebé.

Después de comer, el bebé parece tranquilo y cómodo.

El aumento de peso continúa para el bebé. Es normal que un niño gane entre 170 y 226 gramos por semana en los primeros cuatro meses de vida.

Un niño cambia al menos seis pañales al día.

Fórmula alimentando a un bebé

Si el niño se alimenta con fórmula a esta edad, necesita 74 ml por día por cada 0,45 kg de su peso, pero estos números no son fijos. Proporciona un promedio de las necesidades del niño, que varían según sus necesidades. Algunos días aumenta, algunos días disminuye. El niño termina la leche rápidamente si tiene hambre y busca más a su alrededor. Un bebé puede recibir leche extra (30-60 ml) en una toma en este caso. Sin embargo, el niño no debe recibir más de 945 ml de leche en polvo al día. Debido a la sobrealimentación, los bebés alimentados con fórmula tienden a pesar más que sus pares. Para evitar la sobrealimentación, la leche debe gotear lentamente en el biberón. 

Beneficios de la lactancia materna

La mejor nutrición para los bebés es la leche materna. Durante los primeros seis meses de vida de un niño, la Academia Estadounidense de Pediatría recomienda la lactancia materna completa y segura, seguida de la introducción de alimentos sólidos y la continuación de la lactancia durante el primer o segundo año. Durante los primeros seis meses de vida de un bebé, la lactancia materna exclusiva es muy común. Además de los beneficios tanto para la madre como para el niño, se pueden mencionar los siguientes:

El mejor alimento de un bebé es la leche materna. Los niños (6 a 23 meses) se benefician porque es fácil de digerir y una buena fuente de energía y nutrientes. La leche materna satisface todas las necesidades de un niño hasta los seis meses, más de la mitad de la energía necesaria entre los seis y los doce meses, y un tercio de la energía necesaria entre los doce y los 24 meses.

Los anticuerpos que contiene ayudan a proteger al niño contra una amplia gama de enfermedades infecciosas. Los más comunes son la diarrea, las infecciones respiratorias y las infecciones gastrointestinales.

Los bebés amamantados tienen menos probabilidades de desarrollar diabetes, colesterol alto, asma y alergias, según una investigación.

Los niños que son amamantados tienen menos probabilidades de tener sobrepeso u obesidad.

El útero de la madre se contrae cuando amamanta, lo que quema calorías. Como resultado, las madres que amamantan recuperan su peso corporal normal y su forma más rápidamente.

Se reduce el riesgo de cáncer de ovario y de mama.

La lactancia materna satisface una variedad de necesidades emocionales tanto para la madre como para el bebé. Una conexión directa entre la madre y el bebé fortalece su vínculo emocional y ayuda a la nueva madre a sentirse segura de su capacidad para cuidar y nutrir al bebé.

La lactancia materna se considera una forma natural de anticoncepción. En muchas mujeres, previene el embarazo por su efecto hormonal.

website manager

If you are a website owner and are willing to provide us with a single follow link within your website’s content, we will reciprocate by offering you a complimentary post containing three follow backlinks. Please don’t hesitate to get in touch with us: [enigma2.king(@)gmail(.)com]

Related Articles

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

For security, use of Google's reCAPTCHA service is required which is subject to the Google Privacy Policy and Terms of Use.

I agree to these terms.